Seguinos

Opinión

Radicalismo: optar libremente y no por resignación

Publicado

el

Raúl Alconada Sempé es ex vicecanciller y ex viceministro de Defensa (1983-1989)


Leo o escucho a unos que pretenden representar, con exclusividad, la justicia social, la independencia económica y la soberanía política; y a otros que escriben o hablan en representación exclusiva de la oposición, que se definen por lo que critican, sin definir qué proponen. Entre unos y otros, para conveniencia mutua, han construido una cortina de hierro o muro fronterizo, e intentan que entre ambos, no crezcan el grano ni las flores. Sólo se trata de pelear entre ellos dos, formulando críticas irreductibles e inconducentes.

Los que intentan introducir una idea, generar un debate, o desarrollar un diálogo, son acusados de ingenuos o idealistas, si hay buena voluntad, o de cómplices y funcionales del enemigo, en la mayoría de los casos.

Uno y otro extremo es pragmático, sólo les interesa el hecho y la obtención de la ventaja, por eso es que se ven uniones “contra natura” impensables; los acercamientos o las reconciliaciones se explican por los resultados.

El Radicalismo, en los últimos años, no ha sido ajeno a este ejercicio, y en 2015 priorizó únicamente la necesidad de interrumpir una hegemonía en el ejercicio del poder, y recuperar la alternancia. Una necesidad institucional, sin duda alguna, pero sin una proyección política ni definición de valores comunes.

Por eso, en 2019, el conglomerado que hegemonizó Argentina desde 2003 hasta 2015, recuperó el gobierno nacional, la mayoría de las gobernaciones, la mayoría absoluta del Senado y la condición de principal fuerza en Diputados.

Este año corresponden las elecciones de medio término, para elegir la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, y por lo tanto no está en discusión la continuidad o la interrupción de la hegemonía en el Ejecutivo nacional. Los Diputados son elegidos por el voto proporcional, y si es cierto que la mayoría de los argentinos están en la oposición, votarán proporcionalmente una mayoría opositora en la Cámara.

Estoy persuadido de que la mayoría de la ciudadanía no está con un extremo ni con el otro, sino, por el contrario, aspira a otra forma de hacer política: poder optar libremente y no por resignación. El Radicalismo debe promover la generación de este espacio, y no sólo para la UCR, sino para todas las fuerzas políticas que sostienen ideas, principios y propuestas distintas, nuevas, alternativas.

¿Qué pasa con los que compartimos la demanda de una justicia social, sin mediadores indeseables; una educación pública inclusiva, sin adoctrinamiento; una salud pública, sin negociaciones turbias; una autonomía nacional, basada en valores y principios, sin caricaturas del pasado?

¿Qué pasa con los que pretendemos un capitalismo con justicia y equidad, en el que la política fiscal corrija el índice de desigualdad, como lo hace Europa; los que aspiramos a definir nuestra política de integración regional, sin requerir la autorización de los Estados Unidos, ni Europa, ni Rusia ni China; los que todavía pensamos que el estado debe cumplir un papel esencial para evitar los excesos de los que más tienen y cooperar en la capacitación de los desposeídos?

¿Acaso tenemos que renunciar a lo primero, para conquistar lo segundo, o viceversa? Nos negamos. Es justo que reclamemos ambas propuestas; y si el Radicalismo no lo hace, porque no puede o porque se resigna, otra fuerza política, más adelante, lo hará; porque la justicia de la demanda no prescribe, y nadie tiene legitimidad para renunciar a ella.

Como Radical, sumo mi esfuerzo, para que seamos nosotros, los que lo hagamos, por ser el partido más antiguo de la Argentina, el que fundó la democracia en 1916, el que encarnó la austeridad republicana en 1963, el que lideró su recuperación en 1983, e inició la integración latinoamericana, garantizó la paz en Centroamérica, promovió la democracia en Paraguay y Chile, promulgó la ley que declaró la nulidad absoluta de la ley de autoamnistía de la dictadura, y juzgó las tres primeras juntas de comandantes por la violación sistemática de los Derechos Humanos.

Seguir leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Quequenenses a las cosas

Publicado

el

Miles de sonrisas, momentos alegres y fraternos se mezclan en la plaza Hipólito Yrigoyen de Quequén con las diferentes actividades que la Delegación preparó para celebrar los 168 años de esta localidad.

Un encuentro hermoso donde el pueblo está participando.

Más allá de eso, la lucha histórica de Quequén ha sido el pedido de autonomía, el cual viene desde hace varias décadas atrás y que no ha sido escuchado en la capital provincial. Quequén primero fue parte del Partido de Lobería y desde 1979 integra el de Necochea.

Este viejo reclamo en el último lustro había perdido fuerza, pero ahora parece resurgir.

Para ello hay reuniones nuevamente, se ve, escucha y lee en redes sociales a grupos que militan el axioma “Nuevo Municipio para Quequén”.

Seguramente será una labor que demandará paciencia, tolerancia, inteligencia y persistencia.

También hay que decir que más allá de lo valorable de la lucha, se nota cuando algunos aprovechan a viejos dirigentes, a los que ensalzan para que con su verborragia se hagan notar en actos y reuniones públicas. A veces hasta con gritos e insultos. Eso está claro que no conduce a nada, al contrario los aleja del objetivo.

Por eso el tiempo nos mostrará si esta vez este reclamo podrá llegar a un resultado distinto, a los movimientos anteriores, que no alcanzaron el objetivo.

Y ahí es donde se busca hacer foco.

Lamentablemente las diferentes luchas autonomías se vieron embarradas por diferentes cuestiones que terminaron dividiendo las fuerzas para alcanzar el objetivo.

Muchas veces la política metió la cola. No olvidar la Ley Marco que a las claras se veía que con ella era imposible alcanzar la autonomía, pero igual hubo quequenenses que la militaron y nada se logró.

Otra situación que pasaba era en años electorales cuando aparecían dirigentes. hasta funcionarios provinciales, que con el tiempo quedaban a las claras que sólo “querían hacer rostro” porque nunca se avanzó.

O cuando había miradas que responden más a lo político partidario que al reclamo en sí.
Y estos son algunos ejemplos, de cómo la interferencia de algunos diluía el reclamo autonomista.

Está claro que nadie va a hacer por ellos, lo que los quequenenses no hagan.

Hay una historia, que sirve para analizarla y ver lo que estuvo bien y que hay que cambiar para alcanzar el objetivo, y claro hacerlo con responsabilidad.

El pedido de autonomía vuelve a sentirse en Quequén. Veremos hasta donde llega.

Seguir leyendo

Opinión

“Grabois ¿Dónde estabas en el 2001?

Publicado

el

El joven Grabois amenaza con que “Estamos dispuestos a dejar nuestra sangre en las calles”.
Llamo a todos los militantes y participantes de las Organizaciones Sociales a recapacitar ante esta bravuconada, a todos aquellos que verdaderamente nos movilizamos en las cercanías de la Plaza de Mayo, en las grandes ciudades y en algunas localidades del conurbano, sin contar a los millones de ciudadanos empobrecidos, que, con los rumores de saqueos de las viviendas que esparcieron los punteros de Duhalde, organizaron barricadas encendidas para defenderse. Pero llamo especialmente a todas las familias que perdieron familiares o que fueron víctimas de la represión, a que les expliquen a sus vecinos quiénes pusieron los muertos, los heridos y los detenidos. También llamo a los que recapacitaron luego, que los pobres después de semejante lucha terminamos más pobres.
Ese esfuerzo que hicimos para estar mejor y que no fue, estaba planificado sólo para sacar un Gobierno. Hoy Grabois quiere recrear esos días, invitándonos a repetir esa derrota.
Mientras poníamos nuestra sangre y veíamos morir a pocos metros a manifestantes, pongo como ejemplo los motoqueros, que parecían nuestra caballería y que caían como moscas, mientras eso ocurría, vos Grabois estabas terminando tus estudios secundarios en el exclusivo y acomodado Colegio Godspell de San Isidro.
El joven en política Grabois quiere vivir una experiencia para contarle a sus nietos, mientras los familiares de los que pongan su sangre seguirán siendo más que pobres.
La Democracia es respetar la decisión de los que votaron un candidato, si no nos gusta tendremos otra oportunidad en las elecciones siguientes, no busquemos atajos que organizan los que se están llenando los bolsillos con la miseria de millones y que se enojan por que le sacaron la caja.”

Por Jorge Lasarte, presidente del
Movimiento Social por la República

Seguir leyendo

Opinión

La Necochea que vimos pero que no está

Publicado

el

El futuro siempre es impredecible aunque muchas veces se busca mostrarlo, imaginarlo, dibujarlo y contarlo.

Nuestra ciudad desde siempre es víctima de los proyectos faraónicos y algunos terrenales que nunca terminan de concretarse.

Desde el promocionando frente costero de Percario, pasando por el circuito de Fórmula 1, las mamparas de la 83, los diferentes proyectos para el Complejo Casino, la extensión de las calles 75 y 87, la nueva terminal, el frente costero norte, los esqueletos de hormigón que quedaron en el Barrio los Troncos y frente a la plaza 3 de Agosto, el natatorio de Quequén, el Anexo del edificio municipal, el Puente Escurra, la ciudad Judicial, la alcaidía, el polo cultural municipal, la terminal que terminó con una silla enfrente, el helipuerto en Pinocho y así podríamos seguir.

También hay ideas privadas como cuando presentaron el golfito en el Parque, o el balneario frente al Hogar Raimondi de la actual pareja de Verónica Ojeda, ex de Diego Maradona.

En varios casos obras pretenciosas para nuestra Necochea como cuando se promocionó la idea de transformar al Casino en una mini Dubai con el emblemático edificio. Quien escribe estas líneas también vio las imágenes del hotel del Jardín de Rocas cuya explanada terminaba en el Casino que iba a hacer Hugo Moyano.

Teniendo en cuenta esto podemos afirmar que hay otra Necochea en render* o maquetas, una Necochea virtual que nunca se concretó, pero que se prometió.

Así se generaron esperanzas e ilusiones, aunque con el paso del tiempo el descreimiento es tal, que cuando hay una idea o proyecto, lo primero es la duda ante que la esperanza de verlo concretado.

De esta forma en nuestra ciudad creció la mirada de desconfianza ante lo que pudiera venir.
En muchas oportunidades esperamos que todo caiga del cielo, nos venga de arriba. Hoy está claro que nadie va a hacer por nosotros, lo que los necochenses no hagamos.

Ya no es tiempo para espejitos de colores, por eso para el desarrollo de cualquier plan o idea, la concreción será la clave. De esa forma los ciudadanos irán recuperando la credibilidad y así se podrá generar un círculo virtuoso que empiece a incluir cada vez a más personas, con trabajo mancomunado, obras, inversión, seriedad y compromiso.

Pisar en firme, sin falsas promesas más la planificación son la clave para el desarrollo futuro.

*Se conoce como render a un tipo de representación gráfica. Esta consiste en una imagen generada a través de un modelo 2D o 3D. En la mayoría de los casos, se consigue un efecto óptico que permite una visión realista, con profundidad y textura.

Seguir leyendo

Más vistos

Copyright © 2022 Alerta Alejandro. Un sitio que funciona dentro de la plataforma de Medios Tres Barbas.